Renuncio a los propósitos reciclados

Vestido MANGO; Denim Jacket Stradivarius; Aretes FRECKLE

Hola!!!!! Después de mucho tiempo me animé a escribir de nuevo en el blog, y en ésta ocasión quiero compartirte sobre un tema que me ha estado dando vueltas desde hace semanas: Las Resoluciones.

Típico que cuando inicia un nuevo año andas con toda la actitud de ahora si cumplir tus propósitos, pasan 2-3 meses y poco a poco vas logrando algunos, pasan 7-9 meses y uno que otro se te va olvidando, llega fin de año te frustras un poco de haberte fallado a ti mismo y no queda más que reciclarlos para el siguiente año. 

No sé si te identificaste conmigo pero reconozco que me ha pasado más de una vez y he ido acumulando propósitos reciclados.

Los primeros días de enero hice una gran lista  de metas, hábitos que quiero retomar, proyectos que quiero realizar, la leí más de 5 veces y no me terminaba de convencer, me puse a reflexionar varias noches y decidí hacerme las siguientes preguntas: 

¿Cómo fue mi 2018?,¿Cómo estoy iniciando el 2019?, ¿Qué puedo mejorar?

No son preguntas fáciles de responder pero decidí ser muy honesta conmigo misma para aceptar mis debilidades y mis áreas de oportunidad para trabajarlas mejor.

Me di cuenta que todo se englobaba en 3 aspectos importantes que tenía bien descuidados: 

Cuerpo, Alma y Espíritu

Te lo explico mejor, 

Cuerpo es el instrumento con el cual nos movemos y hacemos absolutamente todo sin el no podemos existir .

Alma es la personalidad, los sentimientos, emociones y pensamientos

Espíritu es la intuición, la conciencia, la comunión con Dios

TODOS estamos compuestos de estos 3 elementos y debe existir un balance entre los tres para poder vivir en armonía.

(Por sí no lo sabías, tuve formación católica en Comunidad Juvenil en mi adolescencia y parte de mi vida adulta por decisión propia, fueron muchos años de auto-conomiciento de la mano de grandes guías espirituales que hoy son mis amigos)

Bolso Coccinelle; Mascada ZARA

Mi descubrimiento con esas preguntas fue que no estaba amando mi cuerpo porque no lo estaba alimentando sanamente, mi ansiedad por el azúcar aumentó muchísimo, buscaba llenar mis vacíos con comida, dejé de hacer ejercicio y dejé de dormir bien.

En mi alma no estaba viendo por mi salud mental, dejé la terapia porque no me gustó la psicóloga con la que iba y no me di la tarea de buscar más, no estaba sanando ni soltando personas y situaciones de mi pasado porque estaba evitando confrontarme, sacar todo eso que está reprimido y se formaron muchas resistencias en mí, buscaba distraer mi mente con mi trabajo, dejé de hacer actividades que me gustan y de frecuentar personas con la excusa de falta de tiempo ó cansancio, no niego que disfruto mucho de mi tiempo a solas pero no es bonito cuando te acostumbras y no quieres interactuar tanto con las personas.

Hablar de mi espíritu se fue debilitando mucho desde que me enfoqué en crecer en otras áreas de mi vida, se terminó mi apostolado de coordinar y servir retiros para jóvenes y me fui alejando de Dios, doy por sentado que siempre está conmigo pero me fui olvidando de mi diálogo con él, lo buscaba sólo cuando lo necesitaba ó me convenía, mis creencias dejaron de reflejarse en mi actuar.

Fotos por: Roble Jasso

Reconocer todo eso fue cómo balde de agua fría cayendo sobre mí, tan sólo es el primer paso para ser una mejor versión de mi misma, y por tal motivo renuncio a tener una gran lista de propósitos para sólo tener una única resolución del 2019: BALANCE

Sí, un balance entre mi cuerpo, alma y espíritu, porque creo firmemente que si esos 3 aspectos están bien cuidados y balanceados todo lo demás que quiero para mi vida solito llegará, estaré motivada y tendré la fuerza para hacer muchas cosas, que lo que no llegue a suceder no me frustre ni me quite la paz y no tendré más propósitos que reciclar. 

Ya empecé con un plan de nutrición, reduciendo mi consumo de azúcar, he vuelto al ejercicio, a procurar mis 8 horas de sueño, estoy escuchando Podcasts que me aporten algo, Se Regalan Dudas es mi favorito, ya hice mi primer cita con mi nueva psicóloga, estoy saliendo más y procurando más a mis amistades, estoy retomando mi relación con Dios a través de un tiempo oración y quiero ir a más horas santas y volver a fortalecer mi fe. 

Si llegaste hasta aquí, te lo agradezco infinitamente de corazón y te invito a que te des un clavado en ti mismo y te hagas esas preguntas, las respuestas pueden causar miedo pero es una gran aventura y placer conocerse uno mismo. 

Un Abrazo! 

Anita ♥

 

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s